lunes, 3 de septiembre de 2007

¡Resurreción! Una historia de Scar y una viñeta cutre

Esta entrada se compone de dos cosas, historia más o menos pensada y viñeta, pensada pero MUY cutre. La razón es que la he hecho con un programa de Linux - sí, ahora soy persona - el programa en cuestión no soporta a España, ni sus acentos en las vocales "í" ni sus signos de interrogación "¿" (el inglés sí, el muy racista) y además no sé manejarlo bien. Espero que la próxima tenga un poco más de calidad (o bastante más... mejor lo segundo). La viñeta está abajo del todo.
-----------------------------------------------------------------
y ahora... en lugar de comentarios pueden dejar "frikadas" - cambio de nombre :vaca: -

------------------------------------------------------------------

En sus viajes por europa había llegado a un extraño paraje. Lo primero que pensó, al llegar y ver el cartel, fue que era una tierra de invertidos, pero pronto, los colmillos de los transilvanos le hicieron cambiar de opinión... o... al menos... recordar que aquello era más peligroso que la pajarería de la tele.

Consideró seriamente la posiblidad de buscar alojamiento debajo de un puente lejos del pueblo, pero, dado que todos estaban ya ocupados se acabó decidiendo por alquilar una habitación (o cuartucho) en la posada que el pareció más segura. Esto fue, escencialmente, porque la posadera no tenía ni colmillos ni capa, sólo una escoba y abundantes posaderas. Tras acomodarse en su cubil sacó un viejo libro - no sin dificultad, el libro era gordo y la mochila estrecha - de brujeria (si es que así se podía llamar a aquello) que Lairen le había dejado para: "Que te proteja mientras esperas en Transilvania", hubiera preferido una pistola, pero dado que era lo único que tenía a mano, comenzó a ojearlo. Había varios hechizos a priori muy útiles: "Vampiro, vampirito, castigado al rinconcito" o "Demonio aburrido, vuelve por donde has venido". Bastante lógicos, pensó.

Llamaron a la puerta, le había dicho a la posadera que no le molestara y Lairen no llegaría hasta el día siguiente, un olor a pony inundó la habitación... la puerta se abrió, y entró... un hombre (o era una mujer, seguramente un gato) totalmente vestido de negro, con capa y capucha, de tez blanquecina... y una guadaña en la mano.

TE TOCÓ - dijo

Enseguida la reconoció... la muerte... algo había en el libro para burarla, ¿podría recordarlo? Lo miró, allí estaba, en esa misma página. Lo leyó en voz alta.

- ¡Muerte! ¡Travesti!

¿Esto debería funcionar?

- ¡De guadaña de papel!

Empezó a dudarlo

- ¡Te quedaste así tras una sodomización!

COMO OSAS BURLARTE DE MÍ

Vaya, así que funcionaba, se había burlado de la muerte, ahora parecía enfadada. Movió su guadaña, Scar se protegió con el libro.

OOH! EDICIÓN COLECIONISTA ¡TE LO CAMBIO! ¡PIDE ALGO!

- La guadaña

LA NECESITO... DESPUÉS ME LA DESCUENTAN DEL SUELDO SI LA PIERDO

- Pues no hay trato - Scar se dio la vuelta -

BUEH... VENGA... VALE

Scar le tendió el libro, la muerte le dio la guadaña y acto seguido salió por donde había entrado.

El resto de la noche transcurrió sin más percances, fue a la mañana siguiente cuando alguien llamó a la puerta.
Toc. Toc.
Se oía.
Toc. Toc.
Repetió.
"Será Lairen - se dijo asustado - sí, no puede ser nadie más, seguro que es ella"
La puerta comenzó a abrirse, chirrió, el olor a pony volvía. Terminó de abrirse...

- ¡¡Serás guarra!! ¡Podías haberle pegado una patada a la puerta como haces siempre!
- Lo siento - se disculpó Lairen - pero es que este sitio dan ganas de hacerlo así... ¡¿Qué es eso?!

Una cara violeta, de colmillos afilados, asomaba por la ventana.

- ¡Un vampiro!¡Rápido Scar, coge el libro!

- No lo tengo, lo cambié por esta guadaña - se la enseñó - ¿A qué mola?

- ¡Serás estupido!

- Pero recuerdo el hechizo contra los vampiros.

Comenzó a gritarlo mientras hacía bailar la guadaña.
- ¡Vampiro vampirito!

El movimiento de guadaña había tomado un cariz cómico, acrecentado por las ¿cruces? de Lairen.
- ¡Castigado al rinconcito!

- Ha funcionado - gritó Lairen eufórica. - Aunque no se ha ido al rincón...

Entretanto, un joven vampiro, ladrón-pero-buen-vecino de profesión, se dirigía hacía el políticamente correcto "Centro de salvaguardado de personas con déficit de cordura" donde le esperaba un señor de cara roja, cola en flecha y cuernos sin esposa.

- ¿Qué se le ofrece, vecino? - dijo el demonio.

- Dos locos, en la posada de la bruja, creo que son peligrosos.

- oh! - dijo la cosa roja levantando la mano - iré a echar un vistazo.

Montó en su ambulancia (un Ford Fiesta con una cruz) puso el disco de Santurce y se dirigió a la posada.

- Apunta los hechizos que recuerdes - decía Lairen.

- Los recordaré si hiciera falta - refunfuñaba Scar.

Se abrió la puerta, Scarlehoff se prometió que la atrancaría la próxima vez que fuera de visita a ningún lado.
- ¡¡¡Ah!!! ¡¡Satanás!! - gritó Lairen desde debajo de la mesa y detrás de la silla. - Grita el conjuro.

- Veamos... ¡¡¡¡Demonio aburrido, vuelve por donde has venido!!!!

- oh! Sin problema.

El loquero se dio la vuelta, salió de la habitación cerrando la puerta tras de sí y bajó las escaleras.
- ¡Wow! ¡Soy un auténtico mago! - Scar saltaba de alegría.

Mientras... no muy lejos de allí... un vampiro esperaba a que un demonio bajara de un Ford.
- ¿y? -preguntó el primero al segundo - ¿Por qué no los traes?

- No están chiflados... son turistas.

4 comentarios:

Star dijo...

vaya!! crees ke con esto el blog resucite?XD dificil lo veo, bueno la historia muy paranioca y la viñeta...o.o ke son esos cuadraditos?

a ver si yo me animo a hacer algo XD pero juma ke en la proxima viñeta se mencione mas la dominacion mundial eh!!XD

JumaX9 dijo...

Los cuadraditos aparecían al darle al intro, no sé la razón -.- Pero el programa es más raro que un carnaval inglés en valladolid.

McManus dijo...

Maravilloso mundo linuxero, en donde las rarezas abundan cada dos por tres. Si uso KDE, puedo escribir como en Windows, pero si uso otro gestor de ventanas/escritorio como Windows Maker o XFCE, entonces no puedo poner arrobas ni {[]}, esos signos que son tan necesarios en la programación. Vamos, que ni tu historia supera la paranoia real de Linux.

JumaX9 dijo...

A ver si Scar va a ir de visita a Linuxlandia... ya se me ocurrirá algo... al país de los ordenadores por ejemplo xD